Facebook Twitter Google +1     Admin

Leyendo a la sombra

Nunca se lee en vano

Temas

Enlaces

Archivos

 

Impostura

Enric Marco.jpgLos diarios del miércoles 11 de mayo publicaban la noticia de la impostura de Enric Marco, presidente de la asociación Amical de Mauthausen, del que se ha sabido ahora que nunca estuvo preso en un campo de concentración alemán.
Es la historia de una impostura, de una tremenda mentira mantenida durante 30 años por este hombre que aquí vemos en una fotografía publicada en el diario El País.
Marco dice que fabricó esa mentira para contribuir a la causa, la divulgación de los sufrimientos de los españoles que estuvieron internados en campos de concentración alemanes durante la segunda Guerra Mundial.
La historia me parece que tiene más de literaria que de otra cosa. Un hombre se convierte en narrador de una historia que le tiene a él mismo como protagonista, y ha tenido que hacerlo muy bien, pues durante treinta años su narración ha funcionado.
Ante la fotografía de este personaje, arrugado por los años, que mira casi insolentemente al fotógrafo, me pregunto si acaso no nos inventamos una parte de nuestra vida cuando se la referimos a los demás, es decir, cuánto hay de realidad y cuánto de ficción en lo que decimos. Este hombre narraba una vida que no vivió, pero que acabó viviendo en la ficción. Es decir, construyó para sí toda una vida. Hizo de su vida una aventura literaria, una trama argumental que fue construyendo poco a poco, hasta levantar un sólido edificio narrativo, pero le ha fallado el desenlace. Ahora, repudiado por todos, tal vez se pregunte si no tenía derecho a vivir otra vida más amplia, la de la ficción, habida cuenta que le guiaba un noble interés. Pero en muchas narraciones el autor no sabe resolver el final de lo narrado, fallan algunos cabos.
Quizás sea este el caso de Enric Marco, que no supo resolver el desenlace.
Sábado, 14 de Mayo de 2005 20:16 #. Miscelánea

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: juan carlos

Haber sufrido confiere autoridad moral. Y sin esa autoridad moral, Marco sólo hubiera sido un divulgador de los sufrimientos ajenos. Tal vez se le podría tolerar la mentira si consideramos que su labor a favor de las víctimas del nazismo ha sido útil.

Fecha: 16/05/2005 08:50.


Autor: El lector a la sombra

Cierto, el sufrimiento confiere autoridad moral, pero en este caso me pregunto no por el cómo, sino por los porqués. Marco fue a Alemania como trabajador voluntario en el marco de la ayuda que Franco prestó a Alemania en plena guerra.Tal vez, buscando esos porqués, haya que considerar la envidia como el origen de todo este asunto.

Fecha: 16/05/2005 18:50.


Autor: Meritxell

La verdad es que esta noticia me ha impresionado mucho.¿Y si hubiera más personas en su misma situación, que se valen de causas justas para vendernos un producto falso? No sé, todavía estoy dándole vueltas en la cabeza al asunto que me dejó sin habla.Es que treinta años defendiendo una mentira...Me recuerda a otra noticia de una supuesta maltratada que ha pasado a ser en realidad una maltratadora...Bueno, solo altaría que Marco fuera un nazi(sin que nadie lo supiera...)

Fecha: 19/05/2005 19:08.


gravatar.comAutor: josemaria

La principal impostura de Marco es su bigote, sospechosamente negro.

Fecha: 21/05/2005 23:54.


Autor: El lector a la sombra

Cierto. Pero toda impostura lleva implícito un leve toque de coquetería y presunción.

Fecha: 22/05/2005 12:41.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris